Identificación de un grupo social vulnerable y técnicas de captura

Lesson
Materials

Es importante ver el video completo para que le permita realizar los exámenes

4.1 Identificación de un grupo social vulnerable y técnicas de captura

El concepto de vulnerabilidad puede ser aplicado en aquellos sectores o grupos de la población que, por su condición de origen étnico, edad, sexo, estado civil o cualquier otro se encuentran en condición de riesgo, frenando su incorporación a la vida productiva, el desarrollo y acceder a mejores condiciones de bienestar.

            El Plan Nacional de Desarrollo (PND 2003) definió la vulnerabilidad como:

La consecuencia de desventajas y una mayor posibilidad de vulneración de derechos, provocadas por un conjunto de causas sociales y de algunas características personales y/o culturales. Se consideran como grupos en situación de vulnerabilidad a grupos poblacionales como las niñas, los niños y jóvenes en situación de calle, los migrantes, las personas con discapacidad, los adultos mayores, la población indígena, etc.

Así pues, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) define, desde una perspectiva alimentaria, que:

  • Un grupo vulnerable es el que padece de inseguridad alimentaria o corre riesgo de padecerla.
  • En México muchas personas se encuentran en situación de vulnerabilidad y discriminación ya que sus derechos se encuentran vulnerados al no recibir la atención necesaria o porque el Estado y sus agentes transgreden, derivado de una condición particular, directa o indirectamente sus derechos.
  • La pobreza extrema configura una situación de vulnerabilidad, puesto que impacta en quienes no tienen para comer, así como en aquellas personas que sufren de pobreza en cuanto al acceso a diversos servicios.

¿Cuáles son las consecuencias de pertenecer a un grupo vulnerado?

Las consecuencias son varias, una de ellas es la posibilidad de sufrir violencia como resultado de estructuras de dominación tanto culturales, religiosas, políticas y también económicas. El Informe de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (Consejo Económico y Social de ONU) señala que la actual crisis financiera y económica mundial plantea dificultades para progresar en la igualdad entre los géneros en muchas esferas.

Es cierto que hay más hombres que pierden su empleo como consecuencia de la crisis económica, no obstante, el desempleo entre las mujeres es más persistente. Determinados grupos de mujeres, como las mujeres migrantes y las trabajadoras domésticas, son especialmente vulnerables en tiempos de crisis económica.

Las dificultades económicas y la falta de empleos también pueden aumentar la vulnerabilidad de las mujeres para la trata de personas, así como la pobreza, ya que ésta obliga a muchas mujeres, incluso a niñas, a prostituirse, haciéndolas más vulnerables, más expuestas a la violencia y a un incremento en la marginación.

Otro factor que incide en la vulnerabilidad son las guerras, los conflictos armados y la ocupación de territorios que conducen frecuentemente a un aumento de la prostitución, la trata de mujeres y actos de agresión sexual contra la mujer, que requiere la adopción de medidas protectoras y punitivas.

El Informe de la Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños, de 5 de agosto de 2016 (A/71/303) establece tres perspectivas para presentar las formas más comunes de trata en situaciones de conflicto:

a) la trata de personas que huyen de conflictos;

b) la trata durante los conflictos, y

c) la trata en situaciones posteriores a conflictos.

Dentro de esta perspectiva hay que diferenciar:

1. Trata de personas desplazadas por los conflictos. El hecho de que las personas desplazadas no puedan poseer documentación, involucra un acceso limitado a la educación, a los recursos y a las oportunidades de autosuficiencia, siendo especialmente vulnerables a tratantes, que prometen acceder a empleos y oportunidades que podrían salvar sus vidas.

2. Trata de refugiados y solicitantes de asilo que huyen de conflictos. Las políticas de inmigración “que cada vez son más restrictivas y discriminatorias, entre ellas la criminalización y detención de los migrantes irregulares, la insuficiencia de canales para la migración regular y la reunificación de las familias, y la falta de acceso normalizado al mercado laboral de los solicitantes de asilo, los refugiados y los migrantes”, conllevan a la explotación de los migrantes, incluida la trata.

La falta de rutas seguras hace que busquen opciones que pueden ser riesgosas como auxiliarse de un individuo que trafica con personas para cruzarlas al otro lado de la frontera.

“A lo largo de su viaje y al llegar a su destino, los migrantes, incluidos los refugiados y los solicitantes de asilo que se han visto obligados a huir de su país a causa de los conflictos armados, son muy vulnerables a la violencia física, la agresión sexual, la extorsión y la trata. (…) El viaje de las mujeres migrantes y los niños no acompañados es particularmente peligroso”.

En el marco de esta perspectiva sobre la trata cabe hacer alusión a:

1. Trata de niños para su enrolamiento en el servicio militar, por lo general son varones a los que se recluta por la fuerza o son secuestrados para colaborar con “las milicias armadas en los conflictos en curso, pudiendo ser utilizados también como terroristas suicidas y escudos humanos”.

2. Trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, que puede manifestarse de diversas formas. Comúnmente, las mujeres y las niñas que intentan sobrevivir en zonas de conflicto se ven obligadas a prestar servicios sexuales e incluso a contraer matrimonio a cambio de alimentos, alojamiento, protección o desplazamientos seguros.

3. Trata de trabajadores migrantes en zonas de conflicto, “realizada por agentes de contratación y sus intermediarios en los países de origen que engañan a los trabajadores acerca de su país de destino final, las condiciones y la naturaleza del trabajo que realizarán, así como las condiciones de vida que tendrán y, sin saberlo, se ven obligados a trabajar en países afectados también por conflictos”.

Métodos de reclutamientos para la trata de personas

Es de suma importancia saber que los traficantes suelen aprovecharse de la situación de vulnerabilidad de sus víctimas para lograr sus objetivos, por ello la necesidad de estar alerta y saber cuáles son los métodos que utilizan los delincuentes para capturar a sus víctimas y en la medida de lo posible no caer en una de sus trampas.

            A continuación, mencionaremos los métodos más utilizados.

  1. Ofrecimientos Laborales

            “De acuerdo con testimonios recabados por la CNDH, la captación de víctimas comienza con avisos en los diarios. En otros casos, el enganche se llevó a cabo por los mismos familiares de la víctima, y en otros tantos más hubo simplemente secuestro”.

Dichos anuncios de ofertas laborales ofrecen ostentosas remuneraciones. Los rangos de edad que manejan siempre son muy amplios. No piden experiencia, ni estudios, ni referencias; esto con el fin de llamar la atención de la mayor cantidad de personas. Generalmente estos trabajos son en lugares lejanos al hogar de la potencial víctima.

2. Alejamiento del hogar

Los reclutadores persuaden a su víctima de tal manera que provoque la fuga del hogar de niñas, niños y adolescentes, para aumentar la vulnerabilidad y facilitar su captura.

Su objetivo principal es que una niña o un niño se alejen de su hogar por cualquier motivo, para capturarla y someterla. Las redes de trata se valen de la indiferencia con que las autoridades suelen tomarse estas denuncias, llegando incluso a postergar la toma de denuncia por periodos de 24, 48 o 72 horas, perdiendo así tiempo valioso en que una persona puede ser trasladada al margen de toda actividad policial.

3. Ofrecimiento de matrimonio o convivencia

En este contexto la vulnerabilidad tiene que ver con el enamoramiento de la víctima. “La víctima se enamora de su agresor, quien no se muestra como tal, sino que la mantiene engañada en forma constante y suele prometerle una vida en pareja, estabilidad económica, etcétera, para terminar, alejando a la víctima de su hogar y su familia, y facilitar su sometimiento”.

Generalmente las víctimas son menores que sus agresores y en muchos de estos casos se ignoran los datos de estas personas. La intención que subyace en la relación, es de alguna manera alejar a la víctima de sus afectos, ya que el aislamiento implica desprotección y un quiebre emocional importante que suele facilitar el sometimiento.

4.         Internet         

A través de “salas de chat” en las redes sociales, cuando un nuevo contacto indaga información personal de forma extraña pero sutil, la potencial víctima entra en zona de riesgo, que se acentúa por el desconocimiento de quién es la persona real del otro lado del monitor y sus reales intenciones; a través de compartir fotos y datos personales en la red, es una forma irresponsable de exponerse ante una masa anónima que puede resultar peligrosa.

Paralelamente, en muchas ocasiones, los niños, niñas y adolescentes tienen la necesidad de que alguien los escuche, eso los hace vulnerables en las redes sociales, y por eso, para la delincuencia organizada son uno de los mejores “públicos”. 

5. Falsas agencias de modelos

Dichas agencias que suelen ser de dudosa procedencia, solicitan fotos de jóvenes aprovechando su ilusión, realizan castings y desfiles que son una trampa de la que es difícil escapar.

Tanto en las redes sociales y las falsas agencias de modelos, el factor de riesgo es exponer la identidad, ya que, desde el conocimiento de la persona, de los miembros de su familia, sus amigos, gustos, etcétera, se consigue un sometimiento más efectivo de la víctima, quien se siente invadida por el conocimiento de su agresor relativas a su persona y vínculos familiares, a la vez que recibe amenazas de represalias sobre ellos en caso de no facilitar su propio sometimiento.

4.2 Venta, traslado y destino de víctimas

No podemos dejar a un lado la memoria histórica, recordemos que la trata de personas tiene orígenes muy antiguos, atentando siempre contra los derechos humanos, y una añeja problemática que se ha dado a conocer sólo hasta las últimas décadas. Como problema social, es hasta finales del siglo XIX que se reconoce como trata de blancas, concepto que se utilizaba para hacer referencia a la movilidad y comercio de mujeres blancas, europeas y americanas, para servir como prostitutas o concubinas generalmente en países árabes, africanos o asiáticos.

Actualmente, la trata de personas es una actividad que afecta seriamente a la sociedad, pero que al mismo tiempo está muy bien constituida por los cuerpos delictivos. Normalmente, éstos ya tienen organizado su modus operandi y el destino de las víctimas.

El traslado de las personas víctimas de trata a los lugares de explotación puede hacerse mediante el uso de una variedad de medios de transporte, dependiendo de la ubicación geográfica donde se encuentren y las dificultades que puedan enfrentar en la ruta, como, por ejemplo, los controles de vigilancia, la presencia del crimen organizado, las características geofísicas de los caminos, etcétera.

Consecuentemente, se registró que los medios de transporte más utilizados por las personas asistidas por la OIM fueron:

  • El transporte público urbano y extraurbano: Fue el más utilizado durante el traslado hacia México. En países como Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala es común debido, entre otras razones, a los Acuerdos de libre tránsito y circulación existentes en Centroamérica. De igual modo, este medio de transporte fue utilizado en México, ya que se trata de un servicio habitual entre distintas comunidades y municipios, y está disponible desde la frontera con Guatemala.
  • El autobús: Como sucede con el transporte urbano, las líneas y agencias de autobuses han aumentado su presencia, diversificado sus rutas y reducido sus tarifas, desde y hacia comunidades expulsoras y receptoras de trabajadores migrantes; desde la frontera sur hasta la del norte.
  • Las balsas: Son embarcaciones artesanales construidas por los lugareños. Aquellos que no poseen la documentación requerida para ingresar a territorio mexicano, utilizan estas balsas para evitar los controles migratorios. Se trata de un medio, aunque clandestino, históricamente utilizado por los pobladores y migrantes que confluyen en esta región.
  • El avión: Fue un medio empleado por las redes internacionales de trata de personas para trasladar a sus víctimas que arribaron a los principales aeropuertos de México.
  • Los vehículos privados: Se utilizaron para trayectos cortos entre las ciudades o los estados donde la vigilancia es menor.
  • A pie: Las personas que se trasladaron a pie, lo hicieron durante parte de su viaje y circularon por caminos de extravío, enfrentando riesgos, para evitar los puestos de control y vigilancia. Otras rodearon estos puntos o caminaron frente a ellos, para pasar desapercibidos entre la población local e internarse en México.
  • El ferrocarril de carga: Desde hace más de una década, es el medio más utilizado por los transmigrantes que desean llegar a los Estados Unidos, al ser el único medio que se adapta a sus posibilidades económicas.

Aunque es exclusivo del transporte de mercancías, los migrantes exponen sus vidas al subirse a los vagones, sin ningún tipo de protección, a pesar de la alta peligrosidad del viaje y de la presencia de grupos criminales en el camino. El tren es también un medio utilizado por los tratantes para enganchar y trasladar a las víctimas a los lugares de explotación, del sur hacia el centro y norte del país.

4.3 Fragmentación personal, familiar y daño social

¿Qué sabemos acerca de los efectos de la trata de personas sobre la salud?

Como parte de una serie producida por la OMS y la OPS para reseñar la base de evidencia sobre aspectos de la violencia contra la mujer, Cathy Zimmerman y Heidi Stöckl señalan que, hasta la fecha, los datos sobre la salud y la trata de personas son en extremo limitados.

Dado que las investigaciones sobre la salud y la trata se han ocupado casi exclusivamente de la explotación sexual, los datos se centran en general en la salud sexual (especialmente en relación con la infección por el VIH) y, en menor grado, en la salud mental. Siguen siendo escasos los conocimientos acerca de los riesgos para la salud y las consecuencias en las personas víctimas de trata para fines distintos del trabajo sexual.

Es un hecho que, hasta la fecha, se han realizado pocos estudios prospectivos sobre las necesidades de salud de los supervivientes de la trata de personas. Un estudio cuantitativo efectuado en Europa en el 2006 documentó los síntomas físicos, sexuales y de salud mental sufridos por mujeres víctimas de trata para explotación sexual.

En esa encuesta de unas 200 mujeres realizada en múltiples sitios, la mayoría de ellas declaró altos niveles de abuso físico o sexual antes (59 %) y durante (95 %) su explotación, y múltiples problemas concurrentes de salud física y mental inmediatamente después de su experiencia como víctimas de trata.

Los síntomas de salud física con mayor frecuencia notificados eran fatiga, cefaleas, problemas de salud sexual y reproductiva (por ejemplo, infecciones de transmisión sexual), dolor de espalda y considerable pérdida de peso.

El estudio continuó y las entrevistas de seguimiento realizadas a las mujeres arrojaron que los síntomas de salud mental persistían por más tiempo que la mayoría de los problemas de salud física.

Es de suma importancia reconocer, también, que las mujeres, los hombres y los niños son víctimas de trata para muchas formas de explotación laboral y son vulnerables a una serie de riesgos de salud ocupacional que varían según el sector.

Entre esos riesgos pueden figurar ventilación y saneamiento inadecuados, horas de trabajo prolongadas, actividades que implican movimientos repetitivos, una deficiente capacitación en el empleo de equipo pesado o de alto riesgo, peligros químicos, falta de equipo de protección, calor o frío extremos, y contaminantes bacterianos y transportados por el aire.

La exposición a tales factores de riesgo puede provocar agotamiento, deshidratación, síndrome de movimientos repetitivos, hipertermia o estrés calórico, hipotermia, congelación, lesiones accidentales, problemas respiratorios e infecciones cutáneas.

Otros efectos sobre la salud y efectos asociados con la trata en general son:

  • La mala salud mental: Entre las consecuencias psicológicas figuran depresión, trastorno por estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad; ideas suicidas y trastornos somáticos, como dolor discapacitante o disfunción física.
  • El uso forzado u obligado de drogas y alcohol: Las drogas y el alcohol pueden ser utilizados para controlar a las personas y aumentar las ganancias, o usados por la víctima de trata para hacer frente a su difícil situación.
  • El aislamiento social impuesto: La prohibición del contacto con los familiares o la restricción de los movimientos de la persona, se utiliza para mantener el dominio sobre las personas en situación de trata, como se utiliza igualmente la manipulación emocional mediante amenazas y promesas falsas.
  • La explotación económica: Las personas, objeto de trata, rara vez pueden tomar decisiones sobre lo que ganan, mientras que los traficantes les cobran por “servicios” o “suministros” tales como vivienda, vestimenta, alimentos o transporte. Esas prácticas usurarias a menudo conducen a servidumbre por deudas.
  • La inseguridad jurídica: Esto no sólo puede limitar el uso de los servicios médicos por las víctimas de trata sino también conducir a su deportación o encarcelamiento injustos.

Derechos y servicios de salud para las víctimas de trata de personas

El párrafo 3 del artículo 6 del Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas alienta, pero no exige, a los Estados Partes que proporcionen asistencia médica a las víctimas de trata de personas.

Cabe destacar que no se ofrece orientación sobre el tipo de servicios de salud que se deba suministrar ni se dice cuándo ni en qué circunstancias se los deba suministrar.

La prevención y el acceso a la información son medios fundamentales para no caer en la trata, además, el sector de la salud tiene que desempeñar un papel instrumental en la prevención de la trata de personas y en la atención y la referencia de las víctimas.

Por favor descargue los archivos para después regresar a responder los exámenes correspondientes. Módulo 4-Tema 1Módulo 4-Tema 2 Módulo 4-Tema 3