Marco jurídico de atención al delito de trata de personas

Nota: Para completar este módulo vaya a la sección Materiales haciendo click arriba y descargue el documento. Cuando lo haya completado regrese al curso para responder el examen.

¿Qué es la trata de personas?

La trata de personas es una actividad delictiva que implica arrebatar la libertad a una persona o a un grupo de ellas con fines de explotación de algún tipo.

De acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, se define a ésta como: “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas”, en contra de su voluntad.

Dicho de otro modo, la trata de personas es la acción que implica desde la captura de una persona, el transporte por medios terrestres, aéreos o marítimos, hasta quienes están involucrados en recibirlas en su nuevo destino.

¿Pero cómo se lleva a cabo la trata de personas?

Con regularidad, para lograrlo, se recurre a la “amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra”.

¿Cuál es el destino de la víctima?

La víctima de la trata de personas es aquella que ha sido capturada por un grupo delictivo, mismo que, con frecuencia, tiende a canalizar a la víctima con fines de explotación sexual, trabajo o servicio forzado, esclavitud o cualquier práctica análoga, así como para extirpación de órganos o tejidos.

¿Cómo inició la trata de personas en el mundo?

Es realmente difícil ubicar el momento preciso a lo largo de la historia. No obstante, la trata de personas es un fenómeno muy antiguo que se remonta a los primeros siglos de las civilizaciones humanas.

En muchas de ellas estaba permitida la esclavitud, sobre todo tras culminar las contiendas bélicas. Los esclavos eran parte del premio de aquellas victorias, por lo que podían hacer lo que quisieran de ellos. Normalmente, estaban destinados al trabajo forzado o al sacrificio.

Durante siglos, las niñas, los niños y los adolescentes han sido una población de riesgo, al tratarse de un sector vulnerable que puede sufrir la separación de su lugar de origen, para ser comercializado como mano de obra barata, servidumbre o con propósitos sexuales.

Como un problema social y jurídico, la trata de personas fue reconocida a finales del siglo XIX y principios del XX, tomando la denominación como Trata de blancas, “concepto que se utilizaba para hacer referencia a la movilidad y comercio de mujeres blancas, europeas y americanas, con objeto de explotarlas sexualmente”.

La problemática se intensificó de tal manera que fue necesaria la intervención de las Naciones Unidas para emprender medidas que sirvieran como una respuesta efectiva en contra de la trata de personas. Uno de los primeros resultados fue la consolidación del Convenio para la Represión de la Trata de Personas y la Explotación de la Prostitución, publicada en 1949.

No obstante, la Segunda Guerra Mundial trajo un incremento de la migración femenina, periodo en el que se evidenció la trata que ellas sufrían. La erradicación de esta problemática seguía muy lejos de lograrse. En su lugar, la trata se había diversificado y las redes que la operaban se habían hecho más complejas.

Con base en esto último, el término de ‘trata de blancas’, que había servido anteriormente para describir la situación, se dejó de lado: ya no se ajustaba a las nuevas condiciones del mundo, en las que el comercio de personas había modificado su naturaleza, sus dimensiones y sus estrategias.

¿Hay un problema de trata de personas en México?

Sí, en nuestro país también existe este problema, que afecta a un gran número de familias mexicanas y repercute seriamente en la tranquilidad y la seguridad de la nación.

Según la Oficina de las Naciones Unidas para el Control de las Drogas y la Prevención del Delito (ONUDD), México es considerado como un país de origen, tránsito y destino para las víctimas de trata. También, es un punto para la explotación sexual y el trabajo forzado.

Lamentablemente, este delito se ha acentuado en el país debido a la existencia de la impunidad y la corrupción, obstáculos que motivan el surgimiento de nuevos cuerpos criminales y la ampliación de sus estrategias de actuación.

¿Hay una diferencia entre la trata y el tráfico de personas?

Sí. Nos referiremos a trata siempre que se trate de la captura de una persona con fines de explotación de algún tipo. En cambio, hablaremos de tráfico cuando se trate del traslado ilegal de los migrantes.

En el caso de la trata, no es necesario que las víctimas traspasen ningún tipo de frontera; situación contraria al tráfico, en el que se requiere que las personas crucen una frontera, local o nacional, para que se configure este hecho delictivo.

La definición concreta para tráfico de personas puede ser la siguiente: toda persona que tiene entrada ilegal a otro Estado, del cual no es residente, con el propósito de conseguir, directa o indirectamente, un beneficio material o financiero.

Sin embargo, ambas actividades pueden conjuntarse. Esto porque las personas que hayan sido convencidas para ser trasladadas a otro país pueden tener propósitos de explotación en cualquiera de los rubros mencionados.

¿Entonces, cuáles son las diferencias concretas entre la trata y el tráfico?

El siguiente cuadro comparativo nos ayudará a conocer cuáles son las diferencias de ambas situaciones.

TrataTráfico
Víctima: La persona es reclutada por engaño o de manera coercitiva.Víctima: Por consentimiento, la víctima se relaciona con el traficante.
Fronteras: No es necesaria.Fronteras: Es sustancial cruzar alguna de ellas.
Grupos de riesgo: Mujeres, niñas y niños.Grupos de riesgo: Con regularidad, son los hombres quienes buscan una mejor calidad de vida para sí mismos o su familia.
Daños: Heridas físicas y psicológicas, durante el maltrato y con posibles secuelas en la salud.Daños: Heridas durante el traslado.
Economía: Con regularidad, la víctima es el objeto con un valor económico.Economía: Con regularidad, la victima aporta una cantidad económica para ser trasladada de un punto a otro.
Relación víctima-tratante: Prolongada, compleja y vinculada a la explotación de la víctima.Relación víctima-traficante: Breve (durante el traslado) y simple (meramente económico).

¿Quién puede cometer el delito de trata?

La misma Convención de las Naciones Unidas define que se considerará a una persona por el delito de trata siempre y cuando “promueva, solicite, ofrezca, facilite, consiga, traslade, entregue o reciba a una persona mediante el uso de la violencia, el engaño o el abuso de poder, con el objeto de: someter a la persona a explotación sexual, trabajar de manera forzada y en condiciones inhumanas, mantener a una persona bajo condiciones de esclavitud o servidumbre o con finalidades de extirpación de órganos, tejidos o componentes del cuerpo sin su consentimiento”.

¿En qué lugares podemos encontrar víctimas de trata?

En México, hay diversos lugares que pueden catalogarse como sitios con alta actividad derivada de la trata de personas y que pueden estar al alcance de cualquiera. Ejemplos de ello pueden ser los clubes nocturnos, table dance, burdeles, bares, hoteles, establecimientos de masajes, restaurantes y fábricas, en donde se priorizaría la explotación de las víctimas.

¿Cuáles son los métodos de control de los victimarios sobre las víctimas?

Es importante aclarar que no existen sólo unas cuantas víctimas de trata, sino que las estadísticas apuntan a que podrían ser miles de ellas. Por ello, los victimarios emplean diversas estrategias para mantener el control. Algunas de ellas son:

  • Manipulación: Los agresores utilizan el sufrimiento y la culpa de las víctimas tras haber sido violadas o inclinadas a la prostitución.
  • Dependencia: La vulnerabilidad de las víctimas hace que los tratantes logren construir una relación de dependencia, basada en comida, alcohol o drogas.
  • Amenaza: Ésta se divide en dos partes. El victimario puede amenazar a la víctima con hacerle daño, o bien, puede amenazar con lastimar a sus familiares o seres queridos.
  • Privación y/o promesa de libertad. Las víctimas de trata están contra su voluntad, por lo que los agresores tienden restringir aún más su libertad o a prometerles ésta dependiendo de su comportamiento.
  • Retención de documentos o dinero. Parte de la violencia que emplean algunos  agresores consiste en retener los documentos legales o cantidades de dinero de las víctimas.
  • Amenaza con denuncia. Al menos en el caso de los inmigrantes indocumentados, los victimarios suelen amenazar con denunciarlos ante las autoridades para que sean deportados.
  • Violencia directa. La mayoría de los agresores se inclinan por la violencia física, psicológica o sexual para controlar a sus víctimas.

¿Hay leyes en México para acabar con la trata de personas?

Sí las hay. A nivel nacional, existe la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas (LPSTP), que abarca el concepto, las condiciones y los participantes en este escenario delictivo.

En relación a establecer soluciones, 16 entidades federativas tienen leyes apegadas a la materia de trata de personas, luego de que Baja California se posicionara como el primer estado en adoptar una ley en 2008.

A pesar de lo que se ha logrado hasta el momento en el ámbito jurídico, falta que muchos estados de la República sumen esfuerzos para emprender legislaciones para resolver esta problemática y garantizar un bienestar social.

¿Cuál es el origen de la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas?

El Proyecto de Decreto de la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, que adicionaba la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada y el Código Federal de Procedimientos Penales fue presentado el 9 de diciembre de 2004 ante el Senado de la República.

La idea principal de esta propuesta era que:

“ante la impostergable necesidad de crear un marco legal , vinculado al derecho internacional, atienda de forma integral la problemática de la trata de personas, como un problema de índole mundial y del que nuestro país no es la excepción”.

Tres años después, el 2 de octubre de 2017 fue aprobada esta iniciativa, además de que se reforman, adicionan y derogan varias disposiciones de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, el Código Federal de Procedimientos Penales y el Código Penal Federal, para ser publicado en el mes de octubre del mismo año en el Diario Oficial de la Federación, en donde se expondría su estructura: cuatro capítulos con 20 artículos y dos transitorios.

¿Cuál es su objetivo?

La Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas tiene como propósito vigilar, perseguir el delito y castigar a los responsables, así como atender, proteger y brindar la asistencia necesaria a la víctima, salvaguardando cada uno de sus derechos. Es decir, puede resumirse en Prevenir la trata, Proteger a las víctimas y Reparar el daño.

¿A quiénes protege?

La ley tiene como principio resguardar la integridad humana de todas las personas víctimas de este delito en nuestro país o que sean extranjeras y se encuentren en el territorio nacional, así como de salvaguardar a los mexicanos que se encuentren fuera del país.

¿En dónde se aplica la ley?

Esta ley es aplicable en todo el territorio nacional, cuando el delito:

  • Se planifique y prepare en el extranjero, pero se produzca o tenga efectos en nuestro país.
  • Se planifique y prepare en el territorio nacional, pero se produzca o tenga efectos en nuestro país.
  • Se planifique, prepare, produzca y tenga efectos en territorio nacional, con base en la corrupción de funcionarios de carácter federal.

¿Quiénes pueden ser acusados de participar en este delito?

De acuerdo con la ley, podrá ser acusado de contribuir con la trata de personas todo aquel que colabore con:

  • La promoción, ofrecimiento, facilitación, traslado, entrega o recepción, para sí o u tercero, de la víctima.
  • La manifestación de agresión física, moral, psicológica, engaño, abuso de poder o amenaza en contra de la víctima.
  • El sometimiento, la explotación sexual, la esclavitud, canalización a trabajo forzado o actividades análogas, o la extirpación de órgano, tejido o sus componentes.

En beneficio de dar mayor protección a los menores, la ley establece que cuando el delito de trata de personas se ejerce en contra de ellos, o cualquier otra persona que no logre comprender “el significado del hecho” o carezca de la “capacidad para resistirlo”, no será necesario comprobar ninguno de los medios antes descritos.

Entonces… ¿cómo prevenir la trata de personas?

Como sociedad, debemos colaborar con las instituciones y las organizaciones civiles para que las acciones tengan una repercusión positiva. Por ello, en conjunto tenemos que seguir estos siete pasos para reducir el impacto de este delito:

  1. Sumar esfuerzos para fortalecer el combate contra la corrupción y la impunidad, que abre las oportunidades para los tratantes.
  • Elaborar programas sociales que se dediquen a la reinserción social de quienes han sido víctimas de trata.
  • Establecer estrategias efectivas que permitan combatir los problemas de raíz, tales como pobreza y desigualdad, que son puntos de origen para la existencia de la trata de personas.
  • Coordinar instituciones gubernamentales con asociaciones de la sociedad civil a fin de terminar con la explotación de personas, con medidas educativas, legislativas, sociales, culturales y económicas.
  • Fomentar la concientización del respeto, a fin de erradicar prácticas y discursos xenofóbicos.
  • Emprender campañas de concientización respecto al problema de la trata.
  • Colaborar con las autoridades para prevenir esta problemática y cuando se presente un caso específico.

Conozco a alguien o yo soy víctima de trata… ¿a quién acudir?

Es posible que se presente la situación en la que tú seas víctima o de que tengas la sospecha de que otra persona esté sufriendo algún tipo de explotación derivada de este delito. En ese momento, debes comprender que además de las instituciones de justicia, puedes acudir a

  • Comisiones Estatales de Derechos Humanos
  • Procuraduría Social de Atención a las Víctimas de Delitos
  • Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas en el Centro Nacional de Atención Ciudadana de la Procuraduría General de la República
  • Departamento de Atención Telefónica de la Comisión Nacional de Derechos Humanos

En estas organizaciones, la denuncia es anónima, por lo que no correrás ningún riesgo al hacer visible una situación de vulnerabilidad hacia otra persona.

En síntesis…

La forma de atender, perseguir y castigar la trata de personas continúa siendo un punto de análisis muy importante para las autoridades locales, nacionales e internacionales, mismas que suman esfuerzos para garantizar el bienestar de los ciudadanos y para capturar a los miembros de estas redes criminales.

En este proceso, se proponen y reforman leyes, a la par que se constituyen organizaciones para la atención física y psicológica de las víctimas, así como se elaboran programas para lograr su reinserción en la sociedad.

De manera internacional, la Convención de las Naciones Unidas contra el Crimen Organizado Transnacional tiene como funciones:

  1. Sumar esfuerzos para conseguir una respuesta coordinada de manera internacional, para hacer más efectiva la lucha contra este delito, y
  • Acordar legislaciones en común que permitan enfocar, definir, combatir y prevenir la trata de personas en el ámbito internacional.

De manera nacional, el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños tiene como objetivos:

  • Prevenir y combatir la trata de personas en los grupos vulnerables (niñas, niños y mujeres).
  • Proteger y apoyar a las víctimas de trata, respetando su integridad humana y velando por su bienestar físico, psicológico y social.