Restaurantes

A. Para Comensales

Las personas externas al establecimiento deben tomar las siguientes medidas preventivas durante su estancia o consumo en los sectores de establecimientos con venta de alimentos como principal actividad económica. Para su ingreso y durante su permanencia en el establecimiento deben respetar las normas de sana distancia e higiene, así como usar los apropiados elementos de protección personal en los momentos cuando no estén consumiendo alimentos o bebidas. También deben respetar los Controles de Acceso y Egreso a Establecimientos (toma de temperatura, detección de síntomas, uso de tapetes desinfectantes y demás indicaciones). En caso de no cumplir con las indicaciones o presentar síntomas de COVID-19, no podrán ingresar al representar un riesgo a la salud de los comensales y trabajadores del establecimiento.

Recepción: Debe asignarse una persona por turno que revise la temperatura de los comensales y aplique el cuestionario de síntomas previo a su ingreso al establecimiento con venta de alimentos. Es recomendable que esta misma persona sea la encargada de revisar la temperatura y aplicar cuestionario del resto de los trabajadores.

Mesero: Debe montar las mesas una vez que sea asignado un comensal. Deberá colocar manteles limpios en cada servicio, ya sean de tela o desechables, y evitar proporcionar dispensadores de cualquier índole.

Para proporcionar una carta física, debe hacerse con guantes. Debe evitarse usar cartas físicas al ser razón de generación de desecho de residuos inorgánicos no desechables y sanitarios. Las cartas deben ser desinfectadas antes y después de ser usadas.

Debe retirar las vajillas y cubiertos con guantes, evitando en todo momento entrar en contacto con las superficies en las cuales podrían existir residuos de saliva. Deshacerse de los residuos orgánicos sin entrar en contacto directo utilizando una pala o herramienta pertinente. En caso de no entrar en contacto con otra superficie, podrá utilizar los guantes en más de una ocasión (a consideración del mesero y la administración).

En caso de que el comensal solicite condimentos, debe proporcionar contenedores de un sólo uso o porciones individuales o, en caso de que aplique, grupales del producto.

Cocina: Basarse en todo momento en las prácticas de higiene para el proceso de alimentos, bebidas o suplementos alimenticios, establecidas en la NORMA Oficial Mexicana NOM-251-SSA1-2009.

Al inicio y final de cada jornada el área de cocina debe ser sujeta a limpieza y desinfección.

Cada trabajador deberá tener sus propios utensilios de cocina y realizar limpieza de los mismos después de cada uso.

Limitar el contacto con los ingredientes y utilizar preferentemente pinzas para su manejo.

En medida de lo posible y dadas las dimensiones de la cocina, cada empleado debe tener un área de preparación aislada. En caso de no ser posible cada área deberá ser limpiada y sanitizada al dejar de ser empleada, con el objetivo de que el siguiente en usarla no entre en contacto con ningún residuo peligroso.

Entendiendo que es complicado mantener los 1.5 metros de distancia durante la preparación de alimentos, se recomiendo que la distribución de trabajo sea lo más clara y organizada posible, apoyándose de señalizaciones o marcas indicando los lugares de trabajo. Procurando siempre que las personas no se encuentren frente a frente sino de manera alternada.

Debe realizarse una limpieza constante de las superficies de la cocina, incluyendo las campanas con circulación de aire hacia el exterior.

Deben proporcionarse botes de basura con pedal para facilitar el desecho de residuos.

Contar con un uniforme limpio y libre de suciedad, incluir cloro en su lavado diario.

Servicio a Domicilio:

Debe existir un encargado de la entrega de alimentos a domicilio por turno. Este repartidor deberá portar todos los elementos de EPP (careta, cubrebocas y guantes de látex o vinilo).

Los alimentos deben estar en recipientes sellados y cubiertos. Su preparación debe guiarse bajo las mismas condiciones de limpieza que alimentos a consumir en el establecimiento con venta de alimentos.

El repartidor debe evitar el contacto con el comensal. De ser posible, debe colocar el pedido en una superficie segura (por encima de pisos) y recibir el pago en un contenedor o de manera digital.

Al regresar al establecimiento con venta de alimentos, debe realizar el lavado de manos y la desinfección de cualquier objeto que haya entrado en contacto con el comensal. También es importante que lave y desinfecte la careta.